MWC2015

MWC 2015: Adiós al teléfono móvil

Solo al aproximarse al recinto de Fira Gran Vía cada mañana de Mobile World Congress (MWC) impresiona y te da una idea de la enorme dimensión del evento. El Metro colapsado, los autobuses atascados en una inmensa cola que une el recinto de Montjuic con el de Gran Vía… y eso que hay 4 kilómetros entre ellos…y miles y miles de personas accediendo al interior de los 8 pabellones del recinto, como en una larga procesión que no termina durante las 10 horas diarias que abre sus puertas.

No es para menos, pues MWC es como  “Disneyland de los dispositivos móviles” y sus números lo avalan: 93.000 visitantes, 1.900 expositores, 12.675 puestos de trabajo temporales creados, un gasto medio por visitante de 5.000 euros (cabe recordar que solo las entradas al recinto ya costaban entre 750 y 4.999 euros) y un impacto económico para Barcelona de 436 millones de euros … sin palabras.

La edición de este año podríamos abordarla desde varios aspectos:

Móviles, el triunfo de la clase media.

Si nos olvidamos del “Gran Hermano Apple” que, como sabemos no asiste a este tipo de actos, es más, intenta contraprogramarlos siempre que puede, sus grandes rivales han presentado lo que durante el próximo año serán sus buques insignia. Samsung con su S6, HTC con el One M9, Lenovo Vibe (¿Cámara o móvil?,¿las dos cosas?), Alcatel Idol 3, etc, etc…todos ellos dispositivos para personas que decidan hacerse un buen regalo de cumpleaños ya que, como en el caso de Samsung S6, algunas versiones rondarán los 1.000 euros. Pero desafortunadamente no todos podemos permitírnoslo, así que los fabricantes se han puesto manos a la obra para ofrecernos en los próximos meses modelos de gama media muy completos que nos hagan olvidar el fin de los dispositivos subvencionados por las operadoras: Phone Pro HD de Energy System, Sony Experia M4, Motorola Moto E, ejemplos de excelente relación calidad precio. La gama media ya no es tan media para el 80 % de los mortales y llamar teléfonos móviles a estos potentes ordenadores que llevamos en el bolsillo, sería como denominar utilitario a un Buggatti Veyron.

Wearables.

Otro de los sectores que empiezan a sacar pecho son los wearables, es decir, dispositivos que incorporamos a alguna parte de nuestro cuerpo para que, de alguna manera, nos parametricen. Pueden ser zapatillas, camisetas, gafas, pero como había que empezar por algo las grandes empresas se han lanzado a los relojes y pulseras principalmente. Huawei, Garmin, LG, Pebble, Oppo, HTC …todas intentan morder un trozo de la manzana que probablemente lidere, como suele pasar, la empresa de Cupertino con su iWatch.

Pero antes de nada quizá deberíamos hacer una reflexión: La mayoría de relojes nos van a ofrecer la posibilidad de ver cuando recibimos una llamada, un mail, consultar la agenda, medir distancias…y, hasta, ver la hora!!. Es decir funcionan como repetidores de nuestro móvil… ¿realmente vale la pena tener una copia de las funciones de mi dispositivo cuando lo tengo a tiro de bolsillo? Algunos ya se han dado cuenta que esto no tiene mucho sentido y votan por desvincular las funciones de cada uno y hacer que funcionen de forma autónoma. Si yo tuviera que elegir uno de los modelos que, creo que cumple perfectamente con esa función, apostaría por Pebble Time que, por cierto, ya ha vendido más de un millón de unidades de sus anteriores modelos. En cuanto a las pulseras cuantificadoras hemos visto modelos sorprendentes. HTC se abre al mundo de los wearables con Re Grip, Huawei con Talkband, Garmin y su nueva Vivofit2, Sony, Razer, Fitbit, Jawbone … y un largo etcétera de modelos que, básicamente, actúan a modo de “Gran Hermano tecnológico” controlando un montón de parámetros de nuestra actividad diaria.

Como dijo uno de los ponentes de las magníficas conferencias del Hall 4, las pulseras son compradas mayoritariamente por gente sana. A todos nos gusta saber lo bien que hemos progresado este mes  y la cantidad de calorías que hemos quemado, pero ¿qué pasará el día que este chivato tecnológico empiece a decirnos que ya no corremos tanto como antes o que las calorías de las cervecitas del fin de semana no han sido eliminadas porque esta semana no hemos podido salir a correr?, me temo que sentenciaremos nuestra pulserita a un largo periodo de reflexión en el cajón de la mesita de noche.

Dispositivos de Realidad Virtual.

Creo que una de las cosas más interesantes con las que he tropezado en el MWC ha sido ver el resurgir de las gafas de realidad virtual, y me parece fantástico. Estos dispositivos van a darle otra vuelta de tuerca a nuestra forma de visualizar todo tipo de proyectos, así como nuestro ocio a través de las videoconsolas. Y no, no me refiero a las Google Glass (¿realmente existen y se van a comercializar o son un mito urbano como las serpiente que suben por el inodoro?) sino a dispositivos que te permiten una experiencia inmersiva en mundos virtuales y que, después de muchos años de pruebas y errores vuelven para quedarse.

HTC presentó sus impresionantes Vive y Samsung las VR Gear, que técnicamente es un adaptador de móvil que lo convierte en casco de Realidad Virtual. A la espera del Proyecto Morpheus de Sony y de las Holo Lens de Microsoft se presentan años muy interesantes en este sector que dominaba claramente Oculus.

En fin, creo que ha sido una Feria que, aunque no ha dado grandes titulares nos sigue sorprendiendo a todos y realmente pienso que tenemos mucha suerte de tenerla en España donde, durante cuatro días al año nos convertimos en el epicentro de la tecnología móvil mundial… y para acabar en positivo ¡¡¡ya queda menos para el MWC2016!!!

Escrito por: Víctor Herrera (Gerente de www.viteware.com)

MWC2015

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterEmail this to someone