Lejos de las grandes presentaciones, que también son parte del show que es el E3 2016 de Los Ángeles, las conferencias de Xbox y PC Gaming han tenido también como protagonistas a títulos indies que van a llamar mucho la atención en los próximos meses. El programa ID@XBOX de Microsoft ayuda a muchos desarrolladores a poner en práctica sus visiones y poder lanzarlas a la venta. Dentro de los indies, algunos con presupuestos mucho mayores que otros, eso sí, se encontraban el ya añorado Cuphead, esa aventura de dibujos animados al estilo de los años 30. Outlast II es la segunda parte de uno de los juegos más meritorios en el género del terror de los últimos años. Deliver the Moon es una propuesta de ciencia ficción que casa con lo misterioso y lo desconocido y habrá que seguir muy de cerca, pues todavía no sabemos bien el estilo de juego o la temática exacta.

Uno de las sorpresas del año en el género independiente en PC es Stardew Valley, un videojuego que nos permite tomar el control de una granja con todas sus ventajas e inconvenientes. Su abrumadora cantidad de opciones y las cosa que se pueden hacer para cuidar esa granja han convertido al juego de Eric Baronne en un nuevo fenómeno a nivel mundial. Por otra parte, un nuevo juego español, de los experimentados Mercury Steam, ha tenido un papel destacado en esa parte de la conferencia de Microsoft. Raiders of the Lost Ark es una interpretación en clave multijugador de un mundo postapocalíptico que se muestra con poderío gráfico, como todos los trabajos del estudio estudio madrileño.

e3 logo

Pero en la conferencia de Microsoft ha habido mucho más, como la presencia de Inside, el nuevo juego del Playdead, el estudio independiente creador de Limbo (2010). Yooka-Laylee también ha hecho acto de presencia. El juego, creado por algunas de las mentes que nos trajeron Banjo-Kazooie o Donkey Kong Country, apuesta por las plataformas clásicas en 3D con un dúo protagonista de lo más llamativo. Pero ahí no quedó la cosa, tuvimos más novedades de Ark: Survival Evolved, Oxygen not Included, de los creadores de Don’t Starve o la resurrección de un proyecto apasionante: We Happy Few, un título que nos recuerda a lo mejor de Bioshock (2007) con una ambientación de lo más colorida y, a la vez, inquietante. Por último cabe destacar la presencia de un juego, Dual Universe, que tiene muchas posibilidades de convertirse en un juego a tener en cuenta gracias a su propuesta de ciencia ficción y MMO en un universo con millones de planetas y que se puede jugar en solitario, algo que recuerda en ocasiones a No Man’s Sky de Hello Games, pero con un estilo artístico completamente opuesto. Los indies son parte del tejido de la industria, hay cientos, y por lo visto en las conferencias del E3, igualan o superan a muchos lanzamientos triple A en muchos aspectos.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterEmail this to someone